22/02/2018, Barcelona

La marca de moda de Jorge Lorenzo se implica este 2018 con Moto3, apostando por los jóvenes talentos Gabriel Rodrigo y Kazuki Masaki

Skull Rider, la marca de moda de Jorge Lorenzo, y el equipo de Moto3 RBA BOÉ unen sus fuerzas en este 2018 por medio de un acuerdo de colaboración. La marca barcelonesa especializada en gafas de sol será el Title Sponsor del equipo, acompañando con su imagen a los pilotos Gabriel Rodrigo Kazuki Masaki en los Grandes Premios. Skull Rider amplia así su presencia en el Mundial, volcándose en un proyecto enfocado al desarrollo de jóvenes talentos del motociclismo. Fruto de este acuerdo, el nombre del equipo pasa a ser RBA BOÉ SKULL RIDER. 

Durante la presentación, que ha tenido lugar esta tarde en Ikibana, Sito Herrera, socio de Jorge Lorenzo en Skull Rider, ha explicado: “Skull Rider nace de la pasión por el mundo del motor, y tanto Jorge como yo estamos encantados con este nuevo acuerdo. Ser el patrocinador principal del equipo significa afianzar la vinculación de nuestra marca de moda con el motociclismo y apostar por sus futuras promesas. El deporte es el lazo que nos une con RBA, pero el objetivo es estrechar estos lazos para crecer conjuntamente con el grupo editorial y cosechar grandes éxitos”. 

Por su parte, Jose Ángel Gutiérrez Boé, co-fundador del equipo RBA BOÉ junto a Ricardo Rodrigo, presidente del Grupo RBA, ha expresado que “la potente implicación de Skull Rider con el equipo es la inyección de energía que el equipo necesitaba al empezar la cuarta temporada en el Campeonato del Mundo de Moto3. Nos encanta poder contar con una marca que, como nosotros, comparte el deseo de apostar por los jóvenes talentos. Con Skull Rider empezaremos a trabajar pronto en varios proyectos a largo plazo, que nos permitirán crecer y desarrollar nuestra estructura. Será una temporada importante para nuestro equipo y esperamos con ganas el comienzo del Mundial, para poder llevar a Skull Rider, MT Helmets, Seventy Degrees y al resto de nuestros patrocinadores por las pistas de todo el mundo”. 

Gabriel Rodrigo Kazuki Masaki, pilotos del equipo RBA BOÉ SKULL RIDER, han mostrado su ilusión en la presentación luciendo sus motos, así como el nuevo equipo.
El hispano-argentino Gabriel Rodrigo ha expresado en el evento: “estoy muy ilusionado con este proyecto. Ya durante el año pasado hemos demostrado que podemos ser rápidos y hacer buenas carreras. Este invierno he entrenado más que nunca y me he preparado muchísimo porque sé que será una temporada importante para mi. Además, sé que estoy listo para poder hacer buenas carreras y plasmar todo lo que hemos trabajado en los últimos años. Quiero dar las gracias a todos los patrocinadores: Skull Rider, RBA y todos los que hacen que este proyecto sea posible. Te hace sentir bien saber que empresas tan grandes te apoyen y crean en ti. Daré el máximo en cada carrera y trabajaremos muy duro en el final de pretemporada para intentar estar en lo más alto desde la primera carrera”.

Kazuki Masaki, el piloto japonés del equipo que se estrena este 2018 en el Mundial, ha realizado las siguientes declaraciones: “Para mi es una gran oportunidad formar parte de este equipo. Será mi primer año en el Mundial, y trabajaré duro para aprender de esta experiencia. El objetivo principal que tenemos es crecer y mejorar de carrera en carrera. Las primeras sensaciones en los entrenos han sido positivas, he podido conocer a los técnicos que me acompañarán a lo largo de esta temporada y familiarizarme con el método de trabajo del RBA BOÉ SKULL RIDER. Tengo muchas ganas de llegar a Qatar para la primera carrera del año, y poder progresar tras cada sesión. Lo haré lo mejor posible en la pista para agradecer el apoyo de cada patrocinador y cada persona involucrada en este programa”. 

La presentación, a cargo del periodista José Luis Merlos, ha contado con las asistencia de más de 150 invitados, entre amigos de la marca, patrocinadores, y personajes públicos como el modelo Stephen James, imagen actual de Skull Rider. La velada ha sido amenizada por un cóctel de bienvenida de Patrón y una degustación de sushi de la cocina de fusión japonesa y brasileña de Ikibana, acompañada con los vinos Fenomenal e Impaciente.